Cuánto se paga en comisiones por el cobro de recibos

Cuánto se paga en comisiones por el cobro de recibos

Héroe Financiero » Blog » Tipos de financiación » Tarjetas » Cuánto se paga en comisiones por el cobro de recibos

El cobro de servicios mediante la emisión de recibos a los clientes, adeudo SEPA en la actualidad, es una vía bastante habitual para recaudar el importe correspondiente por los servicios prestados. Colegios, gimnasios, compañías de suministro eléctrico, de agua y de gas, de telefonía y muchos otros negocios emiten recibos periódicamente para cobrar a sus clientes. ¿Cuánto cuesta esta práctica? ¿Qué comisiones puede aplicar una entidad financiera a una empresa por esta operativa? ¿Cuáles son las claves para pagar lo mínimo posible? A continuación, las respuestas a estas y otras cuestiones relacionadas, a través de un caso práctico.

Comisiones que se aplican en la operativa del cobro de recibos por domiciliación

En primer lugar, hay que aclarar que cada entidad cobra por la emisión de recibos las tarifas que haya pactado con cada cliente. A grandes rasgos, las comisiones básicas a aplicar en el cobro de recibos son por los siguientes conceptos:
  • Comisión por emisión de recibos: comisión que puede aplicarse por cada recibo emitido y que puede variar en función de cómo se realice esta emisión (remesa agrupada en fichero según norma estándar, manual, etc.).
  • Comisión por devolución de recibos: comisión aplicada cuando un recibo se pasa al cobro y el cliente no acepta el cargo, generando una devolución.
  • Comisiones por servicios adicionales: comisiones por servicios relacionados con el cobro de recibos domiciliados, como son la emisión de justificantes en papel, la conversión de ficheros a formato SEPA, la confección del fichero informático, entre otras.
Las comisiones anteriores, pueden variar en función del origen del cliente al que se le pasa el cargo, de tal manera que hay entidades que aplican comisiones menores para los cobros de clientes en el mismo banco que el emisor de la remesa.

Conclusiones

Emitir recibos es una operativa de cobro bastante interesante que, como cualquier otra, supone un coste para la empresa y, por tanto, hay que incluir en el presupuesto de gastos operativos financieros las comisiones que se generan. Por eso resulta importante disponer de un buen pacto con la entidad financiera, para que las tarifas por esta operativa sean razonables y las comisiones que apliquen tengan el mínimo impacto sobre la cuenta de resultados. Además, resulta importante también analizar cómo responden los clientes cuando se les pasa el recibo al cobro, para minimizar los posibles impagos por falta de fondos que generan la devolución de recibos. No hay una fórmula mágica para resolver estas cuestiones, así que la prueba y error en cada negocio será la vía para poder encontrar la mejor solución.