Ventajas e inconvenientes del factoring

De entre las diferentes formas que tiene cualquier empresa para financiarse existe una que aún siendo relativamente moderna y quizá no tan conocida como otras, no se puede considerar novedosa, ya que hoy por hoy, debido sobre todo a su comodidad, ya lo utilizan muchas entidades financieras en sus relaciones con las empresas. Es lo que se llama factoring.

El factoring no es más que la cesión por parte de la empresa de sus facturas a una entidad bancaria, denominada factor, para que sea ésta la que se encargue de la gestión de cobro contra sus clientes. El factor anticipa el valor de las facturas al cedente de las mismas, aplicándole un tipo de interés y una comisión por factura al descuento. Si además, es el factor el que asume el riesgo de insolvencia del deudor, y no la empresa, se denomina factoring sin recurso.

Precisamente el hecho de trasladar ese riesgo de insolvencia a la entidad bancaria es una de las mayores ventajas del factoring sin recurso. De todos modos, la entidad bancaria también solicitará ciertas garantías de que no hay riesgo de insolvencia por parte del deudor, aceptando sólo las facturas de ciertos clientes con los que ya haya habido una relación comercial muy estrecha, al margen de aumentar los intereses precisamente debido a esa traslación del riesgo.

entidad bancaria no le interesará formalizar un factoring sin recurso.

La comodidad de esta forma de financiación radica en que sólo es necesario presentar las facturas a pagar al factor, sin necesidad de que tengan que existir otros documentos que reflejen que ha existido una relación comercial, como cheques, pagarés o letras de cambio. Por tanto, suele ser conveniente para aquellas empresas que emiten o aceptan efectos comerciales como medios de pago, por ejemplo, aquellas que sólo pagan con transferencia

En conclusión, el factoring sin recurso es una forma de financiación cada vez más extendida en nuestro país, para que las empresas puedan financiar de manera muy cómoda su circulante. Aunque la empresa incurra en los costes de la gestión del servicio, es decir, el pago al factor, incurrirá en un ahorro de costes fruto de no tener que realizar esta labor de gestión en la propia empresa. De todos modos, hay que decir que esta es una forma de financiación que de momento está muy poco usada para las pymes, y en caso de usar este tipo de financiación, será la empresa, y no el factor el que normalmente asume el riesgo de insolvencia, es decir, se usa mayoritariamente el factoring con recurso.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio