Todo lo que necesitas saber sobre las nuevas líneas ICO 2016 para empresas y autónomos

El nuevo ejercicio ya está en marcha y puede que, si eres autónomo, te hayan surgido ya los quebraderos de cabeza de todos los años, que casi siempre tienen una misma causa: la financiación. La crisis provocó que las líneas de crédito bancarias elevaran sus criterios de concesión, lo que perjudicó sobre todo a los pequeños negocios que echaban a andar.

Aunque las condiciones han mejorado notablemente al mismo ritmo que se recuperaba la economía, todavía es complicado conseguir la financiación necesaria para emprender. El Gobierno, consciente de ello y sabiendo la importancia capital que tienen las pymes en la creación de empleo –actualmente, más del 60%- han ampliado los recursos del Instituto Oficial de Crédito (ICO) y de sus líneas especiales para emprendedores en estos años.

Así, para 2016 también han puesto en marcha las famosas líneas de financiación para autónomos y empresas que realicen inversiones en España o necesiten cubrir sus necesidades de liquidez.

Cabe destacar que la tramitación de estas ayudas se hace a través de entidades bancarias y este año permiten solicitar un importe máximo de 12,5 millones de euros en una o varias operaciones. El plazo límite para pedirlas es el 10 de diciembre.

Las líneas ICO se pueden pedir tanto por necesidades de liquidez de las empresas como para poder realizar inversiones, siempre que estas sean en territorio nacional, como hemos explicado anteriormente. Por inversión se entiende desde la adquisición de un vehículo de empresa, la rehabilitación de un inmueble, la compra de activos de producción e incluso la adquisición de otra compañía.

Créditos adaptables

Hay varias modalidades de crédito: préstamo tradicional, leasing para inversión y préstamo para liquidez. El tipo de interés puede ser fijo o variable, pero hay que añadirle siempre el margen establecido por la entidad de crédito según el plazo de amortización que se elija. Si el préstamo es 100% destinado a ganar liquidez, el plazo de amortización es de cuatro años con un año de carencia; mientras que si es para realizar una inversión es de hasta 20 años con dos años de carencia.

En el caso de que se escoja un tipo variable, el máximo es del 5,2% TAE si se solicita el plazo de 20 años hasta con dos años de carencia. En el caso de que sea fijo, es del 6,3% TAE en el mismo plazo que en el caso anterior.

La lista de entidades en las que se pueden solicitar las líneas ICO son las siguientes: Banca Pueyo, Banco Cooperativo, Banco Sabadell, Banco Caixa Geral, Banco Popular, Bankia, Bankinter, Héroe Financiero, Caja Rural de Soria, Caja Rural de Teruel, Caja Rural del Sur, Cajamar, Caja Rural, C.R. Central, Caja Rural de Jaén, Caja Rural de Zamora, Caja Rural de Extremadura, IberCaja, Santander y Targobank.

Dudas razonables

Entre las dudas más frecuentes que pueden surgirte a la hora de pedir estos préstamos hay varias que son recurrentes. Por ejemplo, muchos se preguntan si deben darse de alta como autónomos para ello, algo que no es necesario siempre que sí se esté dado de alta en el correspondiente Impuesto de Actividades Económicas. No obstante, no podrá recurrir a ellos los que no estén al corriente en el pago a la Seguridad Social o a Hacienda.

Hay una serie de empresas que no pueden acceder a las líneas del ICO, y son todas aquellas cuya actividad esté relacionada con el sector financiero, tales como entidades financieras, empresas de servicios de inversión, entidades aseguradoras, corredurías de seguros y, también, los partidos políticos. No obstante, no es obligatorio que la empresa tenga empleados a su cargo más que a uno mismo.

A la hora de financiar impuestos, como el IVA, los créditos del ICO solo permiten financiar el devengado en España. A la hora de justificar el destino de los fondos prestados, en el caso de que sean para obtener liquidez no es necesario, pero sí lo será para el capital destinado a la inversión –presupuesto del proyecto de inversión- y para la rehabilitación de edificios.

En este aspecto, las líneas ICO para la rehabilitación de viviendas no se pueden destinar para construir edificios nuevos, solo para mejorar los existentes. Si bien, ese inmueble puede ser utilizado tanto de primera vivienda como de segunda o como una oficina, en ese sentido no hay ninguna directriz estipulada.

Otras líneas

El ICO no solo da ayudas a los emprendedores. También tiene otras líneas dirigidas a otro tipo de negocios. Por ejemplo, la Línea ICO Garantía SGR/SAECA está orientada a sociedades públicas y privadas que cuenten con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) o de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA). En este caso, el importe máximo es de dos millones de euros en varias operaciones.

La Línea ICO de Crédito Comercial está destinada a autónomos con domicilio social en España que desean obtener liquidez mediante el anticipo del importe de las facturas procedentes de su actividad comercial en el país. El importe máximo que se puede solicitar es de 12,5 millones de saldo vivo por cliente y año en una o varias operaciones.

El ICO Fidelidad y Crecimiento permite cancelar un préstamo de las líneas ICO y formalizar uno nuevo que mejore las condiciones del anterior. En este caso sí pueden pedirlo empresas domiciliadas fuera de España. Cabe remarcar que la operación original debe tener una vida residual superior a un año. Por su parte, los ICO Pagarés y Bonos de Empresa está orientada a las empresas españolas que emitan en el mercado primario pagarés y bonos admitidos a cotización en mercados organizados o en sistemas multilaterales de negociación en España. En este caso se pueden pedir hasta 50 millones de euros por año en emisiones cuyo importe no sea superior a esa cantidad.

Los Fondos FEDER ICO están financiados por la UE y España y se dirigen a empresas innovadoras que tienen que cumplir una serie de requisitos estipulados por el Ministerio de Economía. El importe máximo por cliente es de 1,5 millones. Por último, el ICO Turismo Público se destina a proyectos que se desarrollen en el Marco de un Plan de Reconversión o Modernización Integral de un destino turístico maduro o para empresas privadas de este sector. En este caso se puede dar hasta un millón de euros para empresas turísticas privadas, seis millones de euros para entidades locales y 25 millones de euros para consorcios o entidades constituidas para ejecutar proyectos.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio