¿Qué oportunidades ofrece el renting tecnológico a las empresas?

El acceso a los equipos informáticos más convenientes para la empresa es un reto de gran importancia. Los equipos informáticos no son solamente una herramienta indispensable en muchas de las labores de la empresa, sino también una herramienta tecnológica con una importancia especial en el camino hacia una empresa más innovadora.

Por eso es muy importante para cualquier empresa valorar las ventajas que tiene una u otra forma de acceder a los equipos informáticos. El renting tecnológico es una vía para que la empresa pueda disponer de equipos informáticos. Son varias las opciones alternativas al renting tecnológico, tales como la compra en propiedad de equipos nuevos, el leasing, o la compra de equipos informáticos reacondicionados.

Principales características del renting tecnológico

Incorpora un contrato de arrendamiento. La empresa arrendadora puede ser, por ejemplo, una entidad financiera, como en el caso del renting tecnológico del Héroe Financiero.

El arrendatario pagará unas cuotas durante el período que dura el contrato, que puede oscilar normalmente entre uno y cinco años. A cambio no solamente obtiene el uso de esos equipos informáticos sino un compromiso del arrendador de servicio integral. Ese servicio integral incluye mantenimiento, seguros, impuestos, gestiones.

Esas cuotas serán gasto contable deducible fiscalmente en el Impuesto sobre Sociedades. Y contablemente no supondrá tener que dar esos equipos informáticos de alta en el activo, porque no se adquieren sustancialmente los riesgos y beneficios que serían inherentes al propietario. Además, la contabilización es más sencilla que con otras opciones. En un úncio asiento (el que refleja las cuotas) se agrupa todo.

Eso mejora algunos ratios contables como la rentabilidad sobre los activos, al poder conseguir los beneficios con menos activos. En definitiva, ayuda a conseguir una empresa más rentable.

También mejora el fondo de maniobra, al no tener que dedicar una parte de los recursos a largo plazo de la empresa a financiar los equipos informáticos.

Para la pequeña y mediana empresa representa una opción para no «estirar» la vida de sus equipos informáticos más allá de lo recomendable, ya que de adquirirlos en propiedad pueden mantenerse en servicio incluso cuando ya existen opciones más rentables. Es muy típico el caso de la pyme que «estira» el uso de sus viejos equipos informáticos.

La renuncia a nuevas generaciones de equipos informáticos puede aumentar el coste de mantenimiento de los equipos. Pero también supone una renuncia a nuevas formas de hacer las cosas. En cierto modo, «estirar» más allá de lo recomendable los equipos es una forma de renuncia a la modernización de la empresa.

El renting tecnológico también es una forma de resolver el dilema de si externalizar o no el mantenimiento de los equipos informáticos. Una empresa se encarga de poner a disposición de la empresa no solamente los equipos informáticos sino el mantenimiento y todo lo que llevan aparejado los equipos informáticos.

En el caso de las empresas pequeñas, el mantenimiento propio es muy complejo, entre otras razones por los costes laborales asociados, particularmente si el trabajador encargado no se puede hacer cargo de otras labores. El renting tecnológico es una oportunidad para que se haga cargo de ese mantenimiento una empresa muy especializada y que, además, ofrece un conjunto integral de servicios.

Además, es una forma de aprovecharse de las ventajas del tamaño. Las empresas de renting compran muchos equipos, mantienen muchos equipos, tienen muchos profesionales con amplia experiencia en esos equipos informáticos. Todo ello conduce a unos costes más reducidos.

Comparativa con otras formas de acceder a los equipos informáticos

La compra en propiedad de equipos nuevos da a la empresa mucha libertad, no tiene que tratar más con terceras partes sobre sus equipos informáticos si no lo considera conveniente. Pero la compra en propiedad de equipos nuevos tiene el inconveniente de que, a diferencia del renting tecnológico, es una opción que exige inmovilizar unos recursos en un activo que formará parte del balance.

El leasing permite acceder a la propiedad de los equipos informáticos pagando una serie de cuotas y la ejerciendo la opción de compra al finalizar el contrato. Pero, si las cuotas más la cuota final por ejercer la opción de compra son lo suficientemente cuantiosas, en la práctica supone que la empresa ha adquirido los equipos informáticos, o al menos una parte muy sustancial de sus riesgos y beneficios. Con el renting tecnológico la empresa se despreocupa de muchos riesgos, y de forma muy importante de aquellos ligados a no saber si los equipos informáticos requerirán un mantenimiento más o menos costoso.

La adquisición de equipos reacondicionados es una buena forma de ahorrar, pero como sucede con la maquinaria usada, hay que saber muy bien lo que se compra y para qué lo vamos a destinar. Hasta cierto punto, es una aventura. Puede suceder que los equipos informáticos adquiridos no cumplan nuestras expectativas, incluso que seamos engañados. El renting tecnológico da mucha tranquilidad, toda la que dan los servicios asociados a él.

El renting como solución para la compra de coches de empresa

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio