¿Qué es Bitcoin?

Es posible que en estos últimos meses hayáis oído hablar de bitcoin, especialmente desde la crisis chipriota. Pero, ¿qué es Bitcoin?, o mejor aun, ¿qué significa o puede significar bitcoin para nuestra empresa? La idea es facilitar una introducción a este novedoso asunto, para que, a partir de la misma, y asumiendo los claroscuros del tema, cada cual profundice un poco más.

Parra arrancar, diferenciaremos claramente lo que es bitcoin, una moneda virtual de lo que es denominado dinero electrónico, al que podemos estar acostumbrados si somos usuarios, por ejemplo, de Paypal. A continuación veremos en esencia como funciona bitcoin, terminando con un pequeño resumen de sus puntos fuertes, sus puntos débiles, sus riesgos y sus potenciales.

Bitcoin no es una EDE, Entidad de Dinero Electrónico

Es posible que nos encontremos con quien denomine a Bitcoin como dinero electrónico. En mi opinión es mejor no hacer uso de este término al referirnos al mismo, y optar, al hablar de los bitcoins de cybermoneda, criptodivisa, dinero virtual, etc,…¿Por qué? Para no confundirlas con las denominadas EDE, Entidades de Dinero Electrónico, reguladas legalmente en España, que son aquellas empresas que emiten medios de pago en forma de dinero electrónico, una nueva tipología de entidad financiera, cuyo máximo representante es Paypal, aunque no hay que pensar sólo en las vinculadas a los pagos del comercio por internet, también funcionan en otros ámbitos.

Formalmente a algunos les puede parecer lo mismo, pero hay grandes diferencias. En nuestra cuenta de Paypal lo que hay son euros, dólares, libras, la divisa oficial en que este nominada. Y cuando nos carga un importe en nuestra tarjeta o en dicha cuenta de Paypal, lo que nos esta cogiendo es esa divisa oficial, que en todo caso la cambiará al abonársela ala destinatario. En todo momento lo que hay son divisas oficiales en tránsito o depositadas en una cuenta nuestra, que es lo más similar a una tarjeta prepago virtual. Pero Bitcoin no es eso.

En la cuenta en la que tengamos depositados los bitcoins, lo que tenemos son bitcoins. Ni dólares, ni euros, ni libras, bitcoins. De hecho, cuando compramos bitcoins, o cuando un procesador de pagos de bitcoin coge dinero de nuestras cuentas, lo que está haciendo es transformando nuestro dinero oficial en bitcoin. Y cuando nos hace un abono, estamos vendiendo bitcoins para obtener divisa oficial. Así que, ¿qué es eso del bitcoin?

Bitcoin, cuatro años después

El proyecto Bitcoin, y su desarrollo, los bitcoins nace allá por el 2009. Detrás del seudónimo de sus creadores no está muy clara su identidad. Se trata de crear una moneda virtual, privada, una divisa generada por ordenador, una moneda cifrada, anónima, y lo que es muy importante, sin ningún tipo de respaldo oficial. Detrás de los bitcoins no hay nada, su emisión no esta respaldada por ninguna otra divisa, por ningún gobierno, por ningún tipo de activo. O quizás si ,por uno, la energía.

Y es que podemos adquirir bitcoins de dos maneras. Comprándolos en el mercado, en internet, al precio al que coticen en cada momento, o realizando minería digital, que es como nacen los nuevos bitcoins. Los bitcoins vienen al mundo a través de la resolución de complejos problemas matemáticos que han de ser resueltos por los mineros del bitcoin. No es nada sencillo, en términos de tiempo y consumo de energía generar un nuevo bitcoin, y de hecho los propios sistemas de generación de bitcoin establecen un límite máximo de bitcoins a generar por todo el sistema que se alcanzará en pocos años, con la idea de hacer de esta una moneda no inflacionaria.

Si habéis llegado hasta aquí y no conocíais los bitcoins seguramente estéis pensando si lo habéis entendido bien, si es posible que cuando alguien compra bitcoins, bien para acumularlos, bien para realizar un pago en ellos lo que realmente esta comprando es un conjunto de bytes, una divisa que no es de curso oficial, que tiene el valor que quieran darle las partes que la usen. Pues si, es así. Y a pesar de ello, su boom en estos últimos años es más que evidente.

Bitcoin y la empresa

Seamos claros, el uso de bitcoins conlleva importantes riesgos. No es una divisa oficial. El día de mañana es posible que la moda cambie, y que esta divisa no sea aceptada por nadie. Por nadie, de tal modo que su valor sea 0.

De hecho, hoy por hoy es una moneda que sólo es aceptada en escasos lugares, y su liquidez es más que discutible, lo que puede conllevar violentos bandazos a la hora de obtener un tipo de cambio, máxime si se trata de un mercado muy primario y poco desarrollado, con escasa profundidad. Una buena muestra es lo ocurrido con la reciente caída brusca de su cotización.

Además, los gobiernos la tienen en el punto de mira para evitar un posible fraude, o que sea usado en actividades delictivas, blanqueo de capitales o en el fraude fiscal. Por ello, al menos en EEUU, se barruntan que hay una reglamentación al caer. Y aunque no sea así, es muy posible que al movernos en territorio inexplorado cometamos errores involuntarios, incumpliendo normativa contable, fiscal, financiera, etc…

Precisamente hay algunos que creen que es posible que esa regulación refuerce la seguridad en el uso de Bitcoin y similares, sin perjudicar sus puntos fuertes, algunos de los cuales pueden ser muy valorados por las empresas: eliminación de los costes asociados al cambio de divisas, flexibilidad y rapidez en una moineda diseñada por y para internet, con una alta seguridad, supuestamente, y que cuenta con una buena acogida entre los early adopters de internet, el nuevo gran mercado.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio