Presupuesto de cash flow

Una vez finalizados los presupuestos de la cuenta de explotación, es tarea imprescindible ver si estos son soportados por la capacidad financiera de la empresa, ya que podemos proyectar un crecimiento vertiginoso que sea imposible de llevar a cabo por falta de financiación de las operaciones de circulante.

Debemos pues analizar en detalle que recursos serán necesarios para materializar los ingresos anuales presupuestados por la empresa, algo que ya deben reflejar los propios presupuestos, pero es tanto o más importante, determinar cuando y como se van a materializar los pagos de estos recursos.

Por lo tanto, en toda empresa, se debe de considerar no solo el punto de vista económico, si no también el financiero, ya que el resultado económico hace referencia al resultado contable, independientemente del momento en que se materializan los cobros de las ventas y de cuando se realizan los pagos de los recursos empleados para generar los ingresos, de manera que un negocio puede ser viable económicamente, pero deficitario financieramente.

El presupuesto financiero o cash flow

Una vez realizadas las proyecciones del resultado económico y de las partidas que compondrán este, es una tarea fundamental acompañar estas de un presupuesto de Cash Flow.

Se llama flujo de caja o cash flow, a los flujos de entradas y salidas de caja o efectivo, en un período dado.

La ecuación por la que se representa el cash flow es la siguiente:

Cash flow = Beneficio + amortizaciones + provisiones

Las amortizaciones y las provisiones se suman al beneficio ya que son costes que no suponen salidas de dinero, pero que contablemente suponen una minoración del resultado del ejercicio, por lo que con el cash flow estamos determinando la capacidad de generar efectivo por una empresa en un determinado periodo.

El estudio de los flujos de caja dentro de una empresa es pues muy útil para:

  • Anticiparse a los posibles problemas de liquidez, planificando la financiación necesaria en un periodo dado.
  • Analizar la viabilidad de proyectos de inversión.
  • Optimizar la tesorería de la empresa.

Pero tenemos que ser conscientes de que el cash flow tiene sus limitaciones, y una de ellas es fruto del principio de devengo, que el PGC define de la siguiente manera:

«La imputación de ingresos y gastos deberá hacerse en función de la corriente real de bienes y servicios que los mismos representan y con independencia del momento en el que se produzca la corriente monetaria o financiera derivada de ellos».

Es por tanto, que esa independencia del momento en el que se produzca la corriente monetaria, implica que no tenemos por que haber materializado los ingresos derivados de las ventas, ni pagado los gastos contabilizados, por lo que si queremos hilar más fino debemos de analizar cuando se hacen liquidas las ventas y cuando se produce la salida de fondos de la empresa.

Ver los comentarios

Aún no hay respuestas

Deja un comentrio