Los seguros imprescindibles que necesita cualquier autónomo

El autónomo, por múltiples razones (jurídicas, económicas, etc..) es una pieza frágil del ecosistema empresarial, condición de la que debe ser consciente y para la debe prepararse. Por eso vamos a dar un repaso a los seguros que necesita todo autónomo, es decir, a las herramientas con las que debe dar cobertura a los riesgos que pueden afectar a su empresa y a su persona.

En tiempos como los actuales no es de extrañar que haya quien prefiera ignorar este hecho con la excusa de un ahorro de costes, aludiendo a las primas de dichos seguros como gastos, cuando lo que realmente son es una inversión.

Podríamos decir que si te parece caro cubrir tu actividad con seguros ojalá no descubras el coste de funcionar sin ellos y que las contingencias te alcancen.

Asegurando el negocio

En primer lugar vamos con lo más clásico, y nos referimos a aquellos seguros patrimoniales que cubren los activos de la empresa. A título de ejemplo vamos a ver distintos tipos de seguros necesarios para el día a día:

  • Seguros multirriesgo sobre nuestras instalaciones inmobiliarias y los bienes mobiliarios que albergan (oficinas, locales, naves, viviendas, etc). Hay distintas posibilidades en función de si somos propietarios o inquilinos, con clausulados específicos para cubrir por ejemplo las mercancías.
  • Seguros patrimoniales sobre una maquinaria concreta, obligatorios en el caso de bienes adquiridos por leasing.
  • Seguros sobre construcciones y seguros decenales para empresas constructoras.
  • Seguro voluntario sobre vehículos a motor respecto a daños propios.

Estas son sólo alguna de las posibilidades que tenemos, pero que nos dan una visión de que tipo de riesgos debemos protegernos. Es importante un diseño adecuado de nuestra cobertura para evitar tanto que se solapen seguros sobre elementos patrimoniales (evitaremos el sobreseguro) como el que dejemos alguna bien sin su cobertura correspondiente.

Créditos y seguros

El autónomo, como cualquier empresa, está en medio de continuas relaciones crediticias. Debe y le debe, es deudor y acreedor, y ambas situaciones implican un riesgo. Para evitarlo puede contratar distintos tipos de seguros:

  • Seguros de amortización y de protección de pagos, que ante supuestos de fallecimiento o invalidez cancelan los préstamos a los que se vinculen.
  • Seguros de crédito, que protegen al autónomo frente a los impagados.

Muchas veces estos seguros forman parte de la negociación al contratar un crédito o una linea de descuento, pero incluso cuando no lo fueran es muy recomendable que nosotros mismos lo pongamos encima de la mesa, y los consideremos como parte de los costes financieros inherentes a la operación.

Otros seguros

Para acabar vamos con una clasificación variada de seguros muchos de los cuales os sonarán:

  • Seguros de responsabilidad civil, tanto contractual (por ejemplo derivados de una negligencia profesional) como extracontractual (uno muy específico puede ser el seguro obligatorio de vehículos a motor).
  • Seguros que cubren la incapacidad laboral transitoria, complementando las de la SS.
  • Seguros de salud para el autónomos o sus empleados.
  • Seguros de accidentes.
  • Seguros de vida en su doble vertiente, tanto de vida para caso de muerte o invalidez, con lo que conseguimos una indemnización, como de vida para caso de vida, en el que lo estamos haciendo es capitalizar un ahorro (idóneos para la jubilación).

Además de los citados, para empresas y autónomos hay más seguros standards ,y también seguros a medida para riesgos muy específicos. Es difícil encontrar un imprevisto que no podamos prever y atender con los instrumentos aseguradores.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio