Las cartas de crédito o cómo financiar tus compras en el extranjero

Se imaginan comprar un contenedor entero de mercancía y pagarlo por anticipado a un nuevo proveedor; o comprar una mercancía con unas determinadas características y que, cuando llegue a destino, haya que pagarla a pesar de diferir cantidades y precio. Realmente, en el comercio internacional son cosas casi inimaginables debido a las garantías que otorgan las cartas de crédito o créditos documentarios frente a otras opciones.

Una carta de crédito es una orden condicionada de pago, por la cual un banco emisor, se compromete a pagar al beneficiario, por cuenta de un ordenante, contra la presentación de ciertos documentos que certifiquen la venta, embarque, calidad, cantidad y demás condiciones de la mercancía o del servicio realizado, siempre y cuando se cumplan los términos y condiciones.

Las cartas de crédito proporcionan pues, protección tanto al exportador como al importador, por lo que son un elemento facilitador y dinamizador de las transacciones internacionales.

Ventajas de las cartas de crédito

  • Confiere al importador un alto grado de seguridad ya que permite al importador asegurarse de que la mercancía le será entregada conforme a los términos previstos, materializándose el pago sólo cuando los documentos presentados por el proveedor cumplan con los términos de la carta de crédito.
  • Permite diferir el pago a la empresa importadora hasta que hayan llegado los documentos o incluso más si la forma de pago es diferida.
  • Si el ciclo comercial lo requiere, la carta de crédito se puede refinanciar si se dispone de una póliza de financiación de importaciones.
  • El exportador cuenta con la garantía de una entidad financiera, que pagará siempre que se cumplan las condiciones de la carta de crédito, no con la simple garantía de una empresa comercial.
  • Las cartas de crédito están sujetas a reglas y normas internacionales emitidas por la Cámara Internacional de Comercio. (UCP 600).
  • Facilita el acceso a la financiación a los exportadores una vez tienen la carta de crédito emitida a su favor.
  • Una vez confirmada la carta de crédito por un banco, el riesgo país, económico, político y de insolvencia del comprador se eliminan, estando el banco obligado a pagar aunque el cliente se declara en bancarrota o concurso de acreedores siempre que los documentos obedezcan los términos de la carta de crédito.
  • Una carta de crédito puede ser transferible.

 

 

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio