La financiación ICO

La solicitud de financiación del ICO es una de las vías que tienen las pymes y los autónomos para financiar las inversiones y el circulante necesarios para llevar a cabo su actividad. Lo primero que se necesita para poder solicitar alguna de las líneas de financiación del ICO es cumplir los requisitos exigidos para encajar en alguna de las que haya disponibles, que para 2015 son: 

  • ICO Empresas y Emprendedores 2015
  • ICO Garantía SGR/SAECA 2015
  • ICO Pagarés y Bonos de Empresas 2015
  • ICO Innovación Fondo Tecnológico 2013-2015
  • ICO Turismo Tramo Público
  • ICO FOMIT Temporales

Además de encajar en los requisitos exigidos por el perfil de empresa, hay que tener en cuenta que las líneas de financiación son bolsas de dinero que se van agotando cada vez que se concede una, por lo que es importante apurar al máximo en la presentación de la solicitud si no se quiere perder la oportunidad de acceder a ellas.

La distribución de la financiación del ICO se realiza a través de entidades financieras, por lo que la gestión de la solicitud deberá realizarse en uno de los bancos, cajas y entidades de crédito que son colaboradores. El ICO y las entidades firman un acuerdo para que estas se encarguen de repartir la dotación de las ayudas, cubriendo todo el proceso de admisión de riesgos y decidiendo a quien le otorgan o no las ayudas, así como las garantías necesarias en la operación.

Todo lo anterior, en base a criterios de riesgo, como en cualquier operación de esta naturaleza (préstamos, avales, etc.). Las entidades financieras actúan como intermediarias de los fondos, pero con la particularidad de que asumen la responsabilidad en caso de impago.

Mi negocio encaja en una línea de financiación del ICO, ¿qué tengo que hacer?

Un negocio que encaje en una línea de financiación del ICO con fondos disponibles, debe dirigirse a una entidad colaboradora para iniciar la solicitud. Estas entidades son cajas, bancos y cooperativas de crédito españolas, en las que se lleva a cabo el proceso de recepción de la solicitud, análisis de riesgos y sanción de la operación, decidiendo si se concede la ayuda o no en base a criterios de riesgo.

Antes de presnetar una solicitud, puede resultar interesante acudir a alguno de los agentes colaboradores que tenga suscrito un acuerdo con el ICO. Son instituciones y asociaciones empresariales diversas, como cámaras de comercio, confederaciones de empresarios, entre otras, que prestan el servicio para promocionar el desarrollo de la actividad económica en un sector o en una zona geográfica.

Esta ayuda puede venir muy bien para recibir información actualizada, poder obtener consejos basados en la experiencia de otras empresas, ser orientada cada empresa sobre la mejor línea para su caso particular y, en definitiva, para apuntar en la dirección correcta la solicitud y aumentar la probabilidad de concesión de la financiación.

Una vez presentada la solicitud, la entidad financiera se encarga de informar del estado de la misma, hasta la comunicación de la decisión de concesión o denegación. En caso de ser concedida, la empresa recibirá el importe en un único pago y no se admitirán pagos parciales, como es el caso de los que se realizan contra certificaciones.

Una vez en marcha la financiación del ICO, los plazos de amortización del préstamo no se pueden modificar, lo que significa que no se puede refinanciar la deuda, ni aplicar un período de carencia sobre la misma. Sí se puede acceder a la cancelación anticipada, en base a las condiciones fijadas con la entidad de crédito en contrato.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio