Home staging, puesta en escena de una nueva actividad empresarial

Cuando un sector atraviesa por una profunda crisis, cuando no se vende todo de la manera en que se acostumbraba, es entonces cuando surgen nuevos campos de actividad, nuevas profesiones. Así, este es el caso del home staging, la intervención profesional de mejora de la imagen de un inmueble, para conseguir enamorar a primera vista al potencial comprador o inquilino.

De algún modo esta actividad viene a ser una evolución, por ejemplo, del famoso piso piloto de las promociones inmobiliarias, usado para que los compradores verían cómo iba a quedar su futura vivienda, con dos grandes diferencias. Aquí se actúa exactamente sobre el inmueble en venta, no sobre un tercero a modo de ejemplo, y por otro lado es aplicable a cualquier tipo de inmueble, no solo a obra nueva en construcción.

Se trata, en definitiva de intervenciones rápidas sobre el inmueble para potenciar su venta, resaltando los puntos fuertes. Hablamos de aplicar técnicas de decoración de interiores, de iluminación, de escaparatismo, de marketing. Intervenciones rápidas, superficiales, pero con un fuerte impacto visual y sobre el subconsciente de los potenciales clientes, preparando todo tanto para visitas reales como para reportajes fotográficos.

Hablamos de eliminar muebles prescindibles, de incorporar otros (muchas veces alquilados) que le den valor añadido, incluso obras de arte, de colocar esa luz de una determinada manera, de darle al lugar determinados olores y de quitarle otros, de sacar esa foto con el mejor ángulo posible, etc…

Esta nueva actividad, que tiene su orígen, como no, en los EEUU, nos hace reflexionar sobre dos cuestiones destacables:

  • Por un lado, como cuando una puerta se cierra para determinados profesionales otra se abre: escaparatistas, decoradores, técnicos en marketing, fotógrafos, publicistas, etc, tiene un nuevo campo de actividad. Solo es cuestión de saber buscar necesidades insatisfechas y no intentar reproducir esquemas mentales y formas de actuar de sus antiguos nichos empresariales.
  • La importancia de la imagen, de la puesta en escena. Hoy estamos hablando de vender o alquilar inmuebles, pero más de un director financiero debería tenerlo en cuenta a la hora de establecer su comunicación con sus bancos o accionistas. ¿Cabría, por ejemplo, un financial staging?

¿Ha venido el Home staging para quedarse?, ¿le veis alguna aplicación práctica en vuestras actividades?

Ver los comentarios

Aún no hay respuestas

Deja un comentrio