Fusiones y adquisiciones en las pymes: cómo financiarlas

Las operaciones de crecimiento corporativo son muy frecuentes en la gran empresa, pero también en las pymes. Las pymes pueden adquirir otros negocios como parte de su estrategia de crecimiento o pueden ser ellas las adquiridas por otras empresas. Las diferentes formas de financiar la operación tendrán un importante impacto en el futuro del negocio.

El pago en efectivo de la adquisición

Desde el punto de vista del negocio adquirido, esta puede ser una vía para el abandono de la actividad por el empresario, por ejemplo, por un fracaso. Vende su negocio y obtiene una liquidez que puede financiar nuevas iniciativas empresariales, la propia jubilación o proyectos familiares, por ejemplo.

Desde el punto de vista del adquirente, plantea el reto de la obtención de ese dinero en efectivo con el que realizar la adquisición. Varias son las posibilidades que se pueden emplear, pudiéndose optar por varias de ellas a la vez.

El recurso a la financiación bancaria

La financiación bancaria tiene varias ventajas. La primera es que estamos sometiendo nuestro proyecto al enjuiciamiento profesional del banco. La aceptación del banco a nuestra solicitud es un respaldo que nos vendrá muy bien al comunicar a los terceros los nuevos planes. Todos los proveedores, trabajadores, clientes, etcétera, del negocio adquirido probablemente no nos conozcan, pero saben que el banco ha confiado en nosotros para prestarnos el dinero con el que hemos adquirido el negocio.

La segunda ventaja de la financiación bancaria es que requerirá planificación, orden y comunicación. Por ejemplo, elaborar un buen dosier es una oportunidad para descubrir debilidades de nuestro proyecto y para mejorarlas, pero también para tomar conciencia de nuestras fortalezas.

La tercera ventaja es que el banco nos puede aportar un amplio conjunto de soluciones de financiación, tanto a corto plazo como a largo plazo. Así, Héroe Financiero ofrece el más amplio conjunto de soluciones de financiación tanto a corto plazo, como a largo plazo.

Una adquisición precisa un desembolso inicial, pero también el manejo de distintos desembolsos sucesivos que requerirán estudiar muy bien el impacto en el cash flow previsto a lo largo del tiempo. La adquisición de ese negocio puede generar períodos de mayores y menores necesidades de liquidez, y la financiación bancaria nos ayudará a responder ante ellas.

Aprovechar excesos de tesorería

En algunos casos puede haber negocios que conserven algún exceso de tesorería y a los que se les presente la oportunidad de invertirlo en algún negocio en venta. Dado que no es bueno mantener elevados excesos de tesorería, y menos durante un tiempo más o menos largo, como el necesario para concretar los términos de la compra, esta opción solamente se suele emplear en la adquisición de negocios de un tamaño mucho menor que el de la empresa adquirente.

Desinversiones

Cuando se adquiere un nuevo negocio, puede que algunas inversiones resulten redundantes, no necesarias para alcanzar los objetivos planteados. La liquidación de esas inversiones puede proveer un dinero en efectivo para pagar la operación.

Pero hay que tener en cuenta que estos procesos de desinversiones, aunque suponen un alivio a las necesidades de financiación, representan un reto laboral importante. Con menores inversiones, puede ser necesario plantear reducciones de plantilla. Normalmente habrá que barajar un itinerario de jubilación de algunos trabajadores, posibilidades de outplacement y otras opciones, como bajas incentivadas.

Endeudamiento no bancario

Algunas formas de financiación no bancaria como business angels o el capital riesgo suelen preferir entrar en el capital de los negocios que financian, por lo que normalmente el endeudamiento no bancario se suele reducir a préstamos de los propietarios o de amigos, familiares y conocidos.

Los préstamos de los propietarios a su propia empresa pueden tener sentido cuando se quiere apostar por el proyecto, pero con una alternativa de menor riesgo a la ampliación de capital.

El recurso a personas allegadas es complejo. En primer lugar, cabe preguntarse por la remuneración de la deuda. ¿Habría de ofrecerles un interés especialmente elevado por el riesgo que asumen y por la confianza personal depositada? ¿Debería, dada la relación de afinidad personal, ser un préstamo a un interés muy bajo? Y, en segundo lugar, puede convertir un posible fracaso del proyecto de adquisición del negocio en un grave conflicto personal y familiar.

La financiación a través de un aumento de capital

El aumento de capital puede formar parte de distintas vías de financiación de una fusión o adquisición.

El aumento de capital suscrito por los propietarios actuales de nuestro negocio

Si se quiere realizar una adquisición satisfecha en efectivo, el aumento de capital puede ser una vía para obtener ese efectivo. Habiendo varios socios habrá de tenerse en cuenta la circunstancia de que no todos quieran o puedan suscribir la ampliación de capital en su totalidad. En ese caso, la ampliación de capital habrá cambiado las cuotas de participación de los socios.

La entrada de nuevos socios a través de una ampliación de capital

Esta es una modalidad típica, por ejemplo, en fusiones y escisiones. En una fusión, los socios de otra sociedad (u otras sociedades) se convierten en socios de la sociedad absorbente o en socios de la sociedad de nueva creación.

En una escisión, a cambio de ceder una parte del negocio, los socios de la empresa obtienen acciones o participaciones sociales de otra sociedad existente o de nueva creación. En la escisión total se ceden distintas partes del negocio a distintas empresas preexistentes o de nueva creación, desapareciendo la sociedad. En la escisión parcial, la sociedad no desaparece.

El principal desafío que plantea esta vía de financiación es saber quién va a controlar la empresa tras la fusión o la escisión. Los nuevos socios pueden tomar el control de nuestro negocio, si tienen mayoría suficiente. Por lo tanto, podrían pasar a tomar las decisiones importantes en el negocio.

Por ejemplo, en una empresa familiar, la fusión con otra empresa puede ser una vía para resolver posibles conflictos derivados de la sucesión, perdiendo los miembros de la familia el control de la sociedad en favor de los nuevos socios.

Fórmulas mixtas de pago en acciones o participaciones sociales y en efectivo

Es muy habitual tener que recurrir a fórmulas mixtas. Para los propietarios de una pyme sobre la que tienen el control de las decisiones más importantes, suele tener un valor relativamente pequeño pasar a ser socios de una empresa mayor, pero con una capacidad limitada de participar en la toma de decisiones.

El pago en efectivo de una parte del valor del negocio supone para esos pequeños empresarios una forma de obtener liquidez a cambio de ceder el control de su negocio. Para la empresa adquirente puede ser interesante pagar por ese control.

Pero que los propietarios del negocio adquirido continúen participando en el negocio puede ser interesante para ambas partes. Por un lado, para el negocio resultante esa decisión puede contribuir a mantener un adecuado equilibrio entre financiación propia y ajena.

Por otro lado, los propietarios de la empresa adquirida pueden seguir participando en su futuro. De este modo, pueden tanto tener alguna cierta capacidad de influencia en las decisiones de la empresa, lo cual dependerá de la estructura de la propiedad del negocio y su participación en él, como participar en posibles beneficios futuros.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio