Fórmulas para la gestión de pagos: el confirming

A primera vista, podría parecer absurdo ceder a un tercero las obligaciones de pagos de una empresa con sus proveedores, habida cuenta de que ningún banco querría asumir estas obligaciones. Sin embargo, esta cesión de pagos existe en la actualidad y puede ser una buena idea para algunas empresas, y todo un negocio para los bancos.

El confirming como fórmula de anticipo de pagos

Todas las empresas realizan una gran cantidad de transacciones con sus proveedores en su actividad mercantil diaria. En muchos casos, esto puede aumentar los costes administrativos por la elevada burocracia que cada transacción requiere y aumentará los costes operativos de la empresa, repercutiendo de esta manera negativamente en el beneficio empresarial.

Además, por lo general, muchas empresas pactan con sus proveedores el aplazamiento de pago de cada una de sus transacciones, que suelen ser períodos de tiempo bastante dilatados sobre la fecha de factura (que suele ser de 90, 150, 180 días e incluso plazos más amplios). En algunas ocasiones, sobre todo cuando el proveedor tiene ciertas necesidades de liquidez, el cliente no puede soportar un pago tan dilatado, y exige al cliente el pago al contado.

Como solución a todos estos problemas, existe una fórmula llamada confirming, también llamado pago confirmado, que consiste en un servicio de pago a proveedores por parte de una entidad financiera anticipando, además, si fuera necesario, el pago anticipado de la factura con respecto al período contractual pactado entre proveedor y cliente.

Usualmente se establece la obligación de que la empresa que ha solicitado los servicios de esta gestión centralizada comunique directamente a sus proveedores la implantación de este nuevo sistema de cobros. A partir de ese mismo momento, comienza efectivamente el proceso y será la empresa cliente la que, de acuerdo con los términos acordados en el contrato, haga llegar a la entidad financiera los listados de las remesas de facturas confirmadas para su pago desde múltiples soportes, como el fax o la comunicación electrónica.

La empresa realizará su comunicación con el proveedor, indicándole que tiene a su disposición el cobro de la factura y que tiene dos opciones:

  • Esperar al vencimiento de la factura y presentar el documento de cobro en su entidad financiera en los siete días anteriores a su vencimiento.
  • O bien que puede proceder a anticipar el cobro de la factura en las condiciones financieras que la empresa haya pactado con su entidad financiera.

Por su parte, la entidad financiera puede cobrarle unas comisiones y unos intereses por el anticipo realizado a su cliente, en función del período de tiempo que haya adelantado el pago contra su proveedor. La empresa, a su vez, tiene una relación con la entidad financiera directamente mediante cuenta corriente o línea de crédito abierta directamente en la misma.

Ventajas e inconvientes del confirming

No es sencillo conocer de antemano quién es el mayor beneficiado del pago confirmado. En principio, la entidad financiera no asume ningún riesgo al asumir los compromisos de pago, ya que esta fórmula de gestión de pagos está reservada únicamente para grandes y medianas empresas, o bien pymes que cuenten con una trayectoria excelente, y solvencia contrastada.

Además, el anticipo al cliente actúa de la misma manera que la concesión de un crédito, en el sentido de que la entidad financiera cobrará los intereses fijados más las comisiones al cliente, que no deja de ser el negocio principal de cualquier banco, y por tanto incrementa su cuenta de resultados.

De todos modos, tanto clientes como proveedores también obtienen beneficios tanto directos como indirectos del uso del confirming:

  • En primer lugar, se descarga a la empresa cliente de trabajo administrativo y simplifica el proceso de gestión de pagos.
  • La iniciativa del pago corresponde a la empresa cliente, que elige la modalidad que mejor se adapte a sus necesidades de cada momento.
  • La contabilización se realiza al vencimiento, en lugar de tener que realizar múltiples asientos contables, independientemente de cuándo cobraron realmente.
  • Posibilita la obtención de financiación, lo que repercute favorablemente en la gestión de tesorería de la empresa.
  • Para los proveedores, también hay un beneficio claro, y es que aparte de la reducción administrativa, se flexibiliza la gestión de cobros y la obtención de liquidez, mediante el anticipo que ofrece la entidad financiera a su cliente.

No obstante, no todo son beneficios, y es que tenemos que tener en cuenta algunos inconvenientes, como los mayores costes financieros por el anticipo del pago de facturas, o bien, la falta de internacionalización de esta fórmula, al no poder usarse aún en pagos internacionales o empresas que no pertenezcan a la zona euro.

Como nota curiosa, el confirming es un ejemplo de una marca que se usa genéricamente para definir el producto, ya que está actualmente registrado por el banco Santander, pero todas las empresas lo usan para sus productos.

Ver los comentarios

Aún no hay respuestas

Deja un comentrio