Financiación de empresas: cómo preparar un dossier para solicitar financiación

Dentro la búsqueda de financiación de empresas, en cualquier momento de la trayectoria empresarial necesitaremos acudir a una entidad financiera, a un businness angel, a una sociedad de garantía recíproca para que nos aporte un aval… Es casi imposible tener una empresa que no tenga ningún pasivo contraido y en esta tesitura, antes o después debemos preparar un dossier de información sobre nuestro proyecto o empresa para presentarlo a nuestros financiadores, normalmente, entidades financieras o inversores.

Detallar la información de nuestra empresa, del proyecto que tenemos entre manos y del destino de los fondos que pedimos, es una labor que aporta transparencia e información imprescindible para que nuestra empresa, sea del tamaño que sea obtenga la financiación solicitada. No vale con llegar al director de un banco y decirle que necesitamos 30.000 euros en un préstamo para nuestra empresa, debemos destripar completamente nuestra compañia y analizar el porqué queremos este dinero.

Presentación de la empresa, actividad y características

El primer bloque de información de nuestro dossier debe ir destinado a presentar la empresa, definir cuál es nuestra actividad, nuestra estructura, nuestro sector de mercado y el posicionamiento que tenemos. Esta información que puede ocupar de uno a cuatro o cinco folios, debe dar los datos fiscales, dirección de la empresa, nombre del titular, o principales accionistas y miembros del consejo de administración.

Además incluiremos las dotaciones materiales, técnicas y humanas con las que cuente nuestra empresa para desarrollar su actividad, el posicionamiento geográfico que tenemos, ya seamos una empresa eminentemente local a una empresa con presencia en mercados internacionales y las principales líneas de negocio que desarrollamos. Si lo que tenemos es un proyecto empresarial, debemos aglutinar en el mismo, nuestra idea de negocio, nuestras perspectivas de posicionamiento y una breve reseña a la competencia y barreras que nos vamos a encontrar en el mercado.

Este primer bloque lo cerraremos con un destacado destinado a explicar qué necesidades de financiación tenemos, qué tipo de financiación es la que queremos, si es un préstamo hipotecario, una póliza de descuento o la entrada de capital en la empresa mediante socios y cuál va a ser el destino de la financiación solicitada. Por ejemplo, si el destino es la compra de un inmovilizado debemos detallar qué precios barajamos en su compra y qué uso va a tener y si la financiación es para aliviar el circulante, debemos dar una explicación de la situación actual de nuestra tesorería y circulante.

La información contable y fiscal de la empresa

El segundo bloque de información que debe contener nuestro dossier es el detalle de la información contable y fiscal de los últimos tres años si nuestra empresa cuenta con esa trayectoria. En esta información debemos incluir los balances de situación, cuenta de pérdida y ganancias, estado de cambios en el patrimonio y estado de flujos de efectivo. Para los dos últimos años, debemos proporcionar la información contable por trimestres y complementaremos dicha información con las declaraciones fiscales de dichos ejercicios.

Es fundamental aportar los impuestos sobre el beneficio, fundamentalmente impuesto de sociedades o declaración de la renta si somos autónomos así como las declaraciones de IVA si estamos sujetos a dicho impuesto. Esta información fiscal reforzará la validez de los datos contables presentados a la entidad financiera.

Toda esta información debe complementarse con los certificados de la administración tributaria y de la Seguridad Social, relativos de estar al corriente de pago de nuestras obligaciones fiscales y laborales, así como certificados de administraciones locales o autonómicas sobre los mismos extremos.

En un último apartado, detallaremos la situación patrimonial de la empresa, tanto en propiedades en bienes inmuebles como bienes muebles con una alta valoración, que pueden ser tangibles, como un gran detalle de maquinaria o intangibles, como una marca muy reconocida que goce de buena valoración. Para el caso de bienes inmuebles, se debe aportar también la nota simple expedida por el registro de la propiedad que de fe de la situación jurídica y registral del bien inmueble.

La CIRBE, nuestros compromisos e hipotéticos avalistas

Toda esta información debe complementarse con un detalle de nuestra situación de endeudamiento financiero, cotejada con la información contable y los datos de compromisos de pago que aparezcan de nuestra empresa en la Central de Riesgos del Banco de España. Recordemos que esta base de datos contendrá la información de todos los préstamos que tengamos contraídos asi como todos aquellos avales que hayamos prestado y que debe coincidir con los pasivos financieros reflejados en nuestro balance.

Por último, en el caso de empresas pequeñas con mucho endeudamiento o empresas que no tengan las suficientes garantías propias, se va a requerir el aval de los socios u otros avalistas para las solicitudes de financiación ajena. En estos supuestos, toda esta información debe complementarse con los datos financieros y patrimoniales de los socios y o entidades que vayan a avalar la operación que solicitamos.

Esta información debe prepararse en papel o en soporte informático y servirá para agilizar el estudio de la operación por los inversores o entidades financieras y servirá para dar garantías sobre nuestro propio proyecto.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio