El leasing, renting o préstamo

Una de las primeas preocupaciones de muchos autónomos es la necesidad de un vehículo para ejercer su actividad. Las finalidades a las que se dedica este vehículo pueden ser múltiples, dependiendo del tipo de negocio del autónomo, pero una vez tenemos claro que necesitamos un vehículo y para que, las siguientes pasos a concretar son el modelo de vehículo, el precio y como lo financiamos si no tenemos liquidez para pagarlo o queremos reservar esta para otros menesteres.

Si nos disponemos a cambiar de vehículo es interesante que tengamos en cuenta las ayudas del Plan Pive que ya se encuentra en su sexta edición, desde el 27 de junio de 2014, ascendiendo el presupuesto de esta edición hasta los 175 millones de euros.

Algunas opciones para no tener que pagar el importe total del vehículo son pedir un préstamo, hacer un leasing o formalizar un contrato de renting.

El contrato de leasing

La palabra leasing proviene del verbo “to lease” que significa tomar o dar en arrendamiento.

El leasing es un contrato mediante el cual una parte entrega a la otra un activo productivo para su uso o goce, a cambio de un canon periódico, durante un plazo convenido, a cuyo vencimiento, el bien se restituye a su propietario o se transfiere al locatario, si este último decide ejercer una opción de adquisición que se pacta a su favor.

El leasing es pues una buena opción para adquirir un vehículo y pagarlo en cómodas cuotas, mediante una renta periódica cuya cuantía incluye la amortización parcial del vehículo. Las cuotas se consignarán en el contrato, y se distinguirá la parte que corresponda a la recuperación del importe del bien por la entidad arrendadora excluido el valor de la opción de compra y la carga financiera exigida.

La estructura del leasing es triangular, de manera que el autónomo que quiera adquirir un vehículo no lo compra directamente en el concesionario, sino que la sociedad de arrendamiento financiero lo adquiere por el para cedérselo al autónomo por un canon, pero conservando la propiedad como garantía.

El contrato de renting

El renting de automoción es un contrato de alquiler no financiero que incluye la gestión del mantenimiento del vehículo y sus servicios, garantizando el buen estado y funcionamiento hasta la finalización del contrato mediante el pago de una cuota periódica. En el contrato de renting no hay opción de compra manteniendo la propiedad del vehículo la empresa de renting.

El Héroe Financiero dispone de una empresa especializada en renting de automóviles con una flota de unos 42.000 vehículos que presta servicio en todo el territorio nacional.

El renting tiene ventajas:

  • Fiscales: Las cuotas pagadas son gasto fiscalmente deducible y se soportan cuotas de IVA.
  • Contables: Al registrarse las cuotas como gasto, no figura como endeudamiento en el Balance de manera que mejora los ratios financieros.

El préstamo

Otra opción es pedir un préstamo, financiando con el Héroe Financiero hasta el 100% del importe del vehículo, pudiendo devolver el préstamo hasta en 120 meses.

El préstamo es una operación financiera donde el prestamista presta una cantidad determinada de dinero al prestatario que lo toma prestado, comprometiéndose este último a devolver la cantidad solicitada en el tiempo o plazo definido según las condiciones establecidas para dicho prestamo más los intereses devengados, seguros y costos asociados si los hubiera.

Si no esta muy clara la opción a elegir con el simulador del Héroe Financiero se pueden comparar las diferentes alternativas: prestamo, leasing o renting.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio