El crowfunding, una alternativa a los estudios de mercados

Antes de lanzarnos a emprender esa gran idea que hemos estado madurando durante algún tiempo es imprescindible saber hasta qué punto existe un público dispuesto a pagar por el producto o servicio que queramos poner en marcha. De ahí la importancia del estudio de mercado, una herramienta que nos ayudará a tomar una serie de decisiones clave para el futuro de nuestro negocio.

Existen varias maneras de llevar a cabo un estudio de mercado y de conseguir los datos que necesitamos. Una de las más innovadoras tiene que ver con el crowdfunding. Como ya contábamos en otros artículos, el crowdfunding es una muy buena manera de conseguir la financiación que necesitamos para nuestro proyecto empresarial. A través de las microdonaciones de potenciales clientes podremos conseguir los fondos para ponernos en marcha y, casi igual de importante, mediremos el interés del público por aquello que ofrecemos.

Recibe financiaciones y opiniones al mismo tiempo

Una de las características más interesantes de las múltiples plataformas de crowdfunding es la posibilidad de recibir comentarios e impresiones de los posibles consumidores. Esta opción, ideada para que el público nos transmita sus dudas sobre nuestro producto o servicio, nos puede servir para ver las carencias o aspectos que más interés suscitan entre el público.

De esta forma, puede que aunque no consigamos el objetivo de financiación que nos habíamos marcado, sí recopilemos numerosos mensajes que nos dejen entrever por qué no ha funcionado nuestra campaña. Además, como las plataformas de crowdfunding dividen las campañas por sectores –videojuegos, alimentación, cultura, tecnología…-, estaremos recibiendo las impresiones directamente de nuestro público objetivo.

De manera adicional, una campaña de crowdfunding también nos puede servir para determinar cuál es la cantidad de dinero que el cliente está dispuesto a gastarse en nuestra idea. La mayoría de las plataformas de crowdfunding permiten que establezcas una serie de ‘paquetes’ de pago en los que, cuanto mayor sea la cantidad que ofrece el cliente, mayores serán los beneficios que finalmente se lleve por apoyar tu proyecto.

Mira qué ha hecho tu competencia

Esa división de los proyectos por sectores también te resultará de una utilidad inestimable a la hora de estudiar a tu competencia. ¿Y si alguien ya ha hecho o está haciendo algo similar? Observa qué es lo que funciona con el público y qué no: haz tuyos los resultados de otras campañas de crowdfunding antes de empezar la tuya propia.

Precauciones al interpretar el resultado

Una vez terminada la campaña de crowdfunding llega el momento de analizar qué ha pasado. ¿Has conseguido el objetivo? ¿No? ¿Cuáles han sido los comentarios de la gente? ¿Qué gusta y qué no gusta? Reflexiona sobre el resultado y modifica lo que consideres necesario.

Es importante aclarar que no haber conseguido la financiación que se buscaba no significa que el producto o servicio que ofrecemos sea malo o no interese al público. Tal vez no hemos sabido comunicar adecuadamente qué es lo que ofrecíamos o, directamente, hemos fallado a la hora de mover por redes sociales la propia campaña de financiación.

Otro de los ‘peligros’ de este estudio de mercado tan poco ortodoxo tiene que ver con lo que prometemos al usuario. Al no ser necesario presentar un Producto Mínimo Viable – PMV- que los clientes puedan tocar y analizar, sino que solo presentamos ideas y tal vez algún diseño provisional, prometer características se convierte en algo muy sencillo. Aquí entra en juego la regla de oro: no prometas nada que no puedas cumplir o de lo contrario, todo ese interés por tu producto se convertirá en reproches y escasas ventas una vez que el resultado final esté en el mercado.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio