El Crowdlending

El crowdfunding es una de las tendencias de moda en la financiación de proyectos empresariales, especialmente startups y similares. Quizás su brillo cegador ha hecho que nos olvidemos de otras posibilidades relacionadas con la financiación colectiva. Así, el crowdlending está pasando mucho más desapercibido, y especialmente en España.

¿Qué es el crowdlending?, ¿qué ventajas y dificultades ofrece?, ¿dónde podemos encontrar proyectos de crowdlending?, ¿por qué no acaba de arrancar? estas son algunas de las preguntas que trataremos de responder en las siguientes lineas dedicadas a algo que, aunque minoritario, parece que se está moviendo.

¿Qué es el crowdlending?

El crowdlending consiste en la financiación colectiva de inversores particulares vía préstamo a proyectos empresariales. Así, mientras que en el crowdfunding se trata de invertir en fondos propios, convirtiéndose en socio, mediante un donativo convirtiéndonos en mecenas, en el crowdlending estamos hablando de que las cantidades han de ser devueltas, con sus correspondientes intereses.

En última instancia lo novedoso no esta tanto en el qué si no en el cómo, cómo que facilita enormemente ese qué. Digamos que toda la operativa se articula a través de plataformas por internet donde se presentan los proyectos de financiación, previamente analizados por el equipo que gestiona la web. A partir de ahí se va recaudando el dinero de los potenciales inversores, a los que se remunerará en función del sistema que tenga establecido cada plataforma (tipo fijo, subasta, etc).

Los gestores de la plataforma suelen ofrecer ademas los servicios de cobros y pagos a cada una de las partes, la contratación de seguros para cubrir los riesgos de impago, etc…

Es posible que nos suene este mismo mecanismo en el mercado entre particulares, son los llamados P2P loans, peer-to-peer loans, préstamos de particular a particular. En este caso estaríamos hablando de un modelo P2B, peer-to-business.

Ventajas e inconvenientes del crowdlending

Habitualmente se venden las plataformas de crowdlending como un medio más barato y más sencillo de obtener financiación por parte de las empresas, a la par que un modo de rentabilizar el dinero de los inversores, evitando la intermediación bancaria. La realidad no es tan bonita.

Los bancos realizan una labor de intermediación financiera, asumiendo una transferencia del riesgo, cosa que estas plataformas no hacen. Es cierto que hay una labor de análisis, de diversificación de inversiones, de exigencia de garantías adicionales, de aseguramiento, pero no hay una transferencia del riesgo, lo que retrae al inversor y eleva los precios a los que está dispuesto a prestar.

Además, el casar las necesidades de financiación con los capitales a invertir, por la razón antes expuesta, no es sencillo, generando un mercado poco líquido, un mercado que además no se encuentra supervisado por ninguna institución reguladora, más allá de las autoridades de consumo.

¿Por qué el crowdlending no acaba de arrancar?

Es posible que a alguien le parezca curioso el que el crowdfunding parezca gozar de una buena salud, y sin embargo del crowdlending apenas se tengan noticias en España más allá de algún proyecto aislado.

Lo cierto es que el inversor en crowdfunding muchas veces es un mera mecenas, que da por perdido, directa o indirectamente su inversión, a cambio de apoyar una causa, una idea, una visión. Dicho perfil no se encuentra entre los potenciales interesados en el crowdlending, más orientados al lucro, frente a los que se carece de esa motivación.

Además, detrás del crowdfunding se encuentran muchos supuestos de precompra, de venta de series limitadas, etc, aspecto este que tampoco se explota en el crowdlending.

Pero es que el P2B también palidece frente a otros proyectos más consolidados de P2P. ¿Por qué? Seguramente el mayor riesgo que parecen ofrecer los préstamos a empresas (responsabilidad limitada, concursos empresariales) y los mayores importes medios de financiación requerida pueden estar detrás de este retraso.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio