El aval bancario y los proveedores

Suena el teléfono de la oficina, nos llama un cliente desconocido y nos hace un importante pedido para el cual nos pide crédito, pedimos informes de riesgo y estos nos indican que debemos ser prudentes en el riesgo concedido, la solución, o por lo menos una que nos ofrece seguridad total en nuestra relación comercial es solicitar un aval bancario.

El aval bancario es muy conocido a la hora de formalizar contratos de arrendamiento, pero su uso se puede extender a otro tipo de operaciones comerciales, de manera que a la hora de asegurar las ventas, debemos conocer el funcionamiento de los avales bancarios, por si consideramos interesante requerir a nuestros clientes que realicen un aval bancario que garantice la solvencia de las operaciones comerciales.

Un aval bancario es un contrato de afianzamiento, mediante el cual la entidad financiera garantiza ante un tercero el cumplimiento de la obligación de pago, ya que en caso de incumplimiento de esta el proveedor podrá ejecutar el aval bancario respondiendo el banco por las cantidades impagadas de manera inmediata.

Clases de avales prestados por las entidades financieras

Además de los avales comerciales que acabamos de comentar, donde se avala el pago de cantidades derivadas de transacciones de naturaleza comercial, existen otras categorías de avales que prestan las entidades financieras:

  • Avales técnicos. La entidad de crédito responde en caso de incumplimiento de los compromisos que tiene su cliente con motivo de participaciones en concursos, subastas, ejecuciones de obras o contratos de suministro, por lo general ante un organismo público.
  • Avales económicos. La entidad de crédito avala a su cliente en operaciones por las que está obligado a pagar una determinada cantidad en un plazo previamente fijado. Dentro de esta categoría se encuentran los comerciales y los financieros, donde la entidad financiera responde del pago de créditos o préstamos concedidos a su cliente, generalmente por otras entidades de crédito.

Lineas de avales, créditos documentarios, CIRBE y plazos

En el caso de las empresas, puede ser también interesante disponer no solo de un aval, sino de una línea de avales, en cuyo caso, la entidad financiera que financie nuestras operaciones comerciales se compromete a otorgar avales de unas determinadas características hasta un límite determinado, que se irán firmando en función de las necesidades de la empresa.

Un tipo de aval muy utilizado en las operaciones de comercio exterior son los créditos documentarios.

Debemos de tener en consideración que los avales se reflejan en la CIRBE, tanto los que nos son concedidos, como en los que figuramos como avalistas.

El aval puede pactarse por un plazo determinado o indeterminado. En caso de que no haya una fecha de terminación del aval, si el avalado quiere dar por cancelada la garantía, la entidad le exigirá que le devuelva el documento original, o bien le pedirá la anulación del mismo de forma clara y expresa.

 

 

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio