¿Cómo obtener el capital semilla para iniciar nuestro negocio?

El capital semilla es el que se aporta en los primeros momentos de un proyecto, cuando aún no es capaz de generar ingresos y los flujos de caja exigen la aportación de capital para poner a andar el negocio. En este momento, el proyecto es gasto puro y necesita el apoyo financiero para poder arrancar la actividad.

Habitualmente el origen del capital semilla suele ser variado. Pueden aportar fondos propios los miembros del equipo fundador del negocio, business angels y fondos de capital-riesgo. En los últimos tiempos, además, se han sumado las plataformas de crowdfunding, que en algunos casos son auténticos trampolines para dar el salto y superar la barrera financiera inicial.

La confianza como elemento clave para levantar capital semilla

El capital semilla supone normalmente una inversión de alto riesgo, dado que en el momento de entregarlo al equipo responsable hay un alto grado de incertidumbre en el proyecto emprendedor. Lo normal es que queden muchas variables por despejar, no sólo de la reacción del mercado, sino de la capacidad del equipo para desarrollar la idea y muchas otras variables no conocidas, como proyectos similares que pudieran existir en paralelo.

Por tanto, los inversores exigirán una recompensa acorde con el riesgo asumido, que debería ser mayor que en otros momentos futuros, cuando el proyecto esté más maduro y, además, no soltarán un euro hasta que tengan claro que merece la pena apostar por él.  La confianza que el proyecto pueda despertar en los inversores potenciales será clave para convencerles de aportar capital semilla.

En el momento inicial, cuando el proyecto es poco más que una idea de negocio y no se ha desarrollado como para generar ventas y clientes, es fundamental causar una buena impresión a los inversores, centrando todos los esfuerzos en que avance el proyecto y dejando para más adelante las recompensas y los grandes salarios.

El capital semilla no es para gastar en grandes sueldos del equipo de proyecto y en derroches en tecnología, sino que suele estar muy ajustado y debe servir para poner a andar el negocio y conseguir los primeros hitos que permitan ver la siguiente fase del camino, donde se podrán levantar nuevas rondas de capital mayores, ya sobre una empresa más consolidada y con un nuevo rumbo fijado.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio