Cómo invertir en arte y proyectos culturales

Decía Gustave Flaubert, uno de los escritores franceses más relevantes del siglo XIX, que el arte es, de todas las mentiras que existen, la que menos engaña. Una certera forma de hablar de un universo tan complejo, en el que se aúna el afán estético con el narrativo, para darnos uno de los mejores acontecimientos que se han creado a lo largo de todos los tiempos.

Pero es que, además, el arte no solamente se disfruta, sino que también se puede convertir en un elemento rentable en el que invertir. Es por eso que las palabras de Flaubert cobran más sentido, pues a lo largo de los últimos años se ha demostrado que la inversión en arte es una de las más rentables y seguras que existen.

¿Sois aficionados al arte y os gustaría empezar a invertir en él? ¿Os gustaría saber si, efectivamente, el arte es un activo interesante desde el punto de vista financiero?

Pues hoy vamos a hablar sobre la inversión en arte y en proyectos culturales, y  cómo el avance tecnológico ha acercado este selecto mundo a cualquiera que quiera formar parte de él.

Si os interesa… ¡Continuad leyendo nuestro post!

Razones por las que invertir en arte y cultura

Además de que tengamos un gusto personal por el arte y, en general, el mundo de la cultura, existen otros muchos motivos por los cuáles invertir en esta materia es buena idea. Vamos a contaros algunos de ellos:

  1. El arte se va revalorizando con el tiempo, al contrario que una gran parte de los activos. Al ser elementos que no pierden valor con el paso del tiempo, sino que, por el contrario, cuanto más tiempo pasa más valor se les suele dar, esto hace que en épocas de alta volatilidad, siga siendo seguro y estable.
  2. Las obras de arte tienen un valor intrínseco, y no están sujetas a las diferencias que suele haber por cambio de divisas o por las características de diferentes mercados.
  3. El arte es, además, un activo muy accesible, ya que no tiene un precio de entrada tan elevado como los que hay en otras materias donde invertir.
  4. En tiempos de crisis, como la que estamos viviendo a raíz del coronavirus, o la que hemos vivido con anterioridad, el arte es una de las mejores inversiones. La razón es que los precios que ponen los artistas o instituciones artísticas baja enormemente, pero su valor no se pierde, como hemos dicho antes, aunque pase mucho tiempo.

Además de estas razones que os contamos, por las cuáles invertir en arte y cultura es una buena idea, está el hecho de que es un tipo de inversión muy combinable con otros. Esto quiere decir que no tendremos que centrarnos solo en esta materia, ya que como seguramente sabéis, tener una cartera diversificada es la clave del éxito en el mundo de la inversión.

¿Cómo podemos invertir en arte?

Si habéis llegado hasta aquí en nuestro post, es porque lo que queréis saber es de qué forma y mediante qué productos financieros llega la inversión en arte y proyectos culturales. 

De la misma manera que con cualquier otra materia, el arte es protagonista de muy diferentes productos y espacios de inversión, de los cuáles vamos a destacar los que, bajo nuestro punto de vista, son los más interesantes:

Los fondos de inversión en arte

La forma más común y extendida de invertir en arte es mediante los fondos de inversión que se dedican a esto. En general, estos fondos lo que hacen es compra-venta de obras de arte, con la ayuda de gestores profesionales que disponen de toda la información histórico-artística de cada obra, así como la traducción de esto en interés y rentabilidad.

Para saber más sobre todos estos fondos de inversión en arte, os recomendamos visitar The Art Fund Association, donde nos hablan de los fondos más famosos, así como de todo tipo de consejos y cosas que debéis saber antes de empezar a invertir en esta materia.

La mejor parte de los fondos de inversión en arte es que al tener la ayuda de estos gestores, no tenemos que ser expertos en arte para saber cuando una obra artística es rentable y cuando no. La peor parte es que hay que pagar una suma de dinero considerable para poder formar parte de estos fondos.

El Crowdfunding en arte

Como en cualquier otro ámbito, el crowdfunding también abunda mucho en el mundo artístico, donde determinados artistas emergentes pueden hacer campañas donde recaudar fondos para un proyecto artístico determinado. 

Aunque hay personas que financian este tipo de proyectos de manera altruista, también es posible obtener retornos de la inversión. Para ello, debemos de saber más sobre el artista implicado y qué interés genera en el universo de las galerías y las instituciones artísticas.

La compra de obras de arte de forma física

Sin meternos en el ámbito de internet y todo lo online, una de las maneras que siguen resultando exitosas de invertir en arte es, simplemente, comprándolo para después venderlo.

Cuando una persona tiene conocimientos y cercanía con el mundo del arte plástico, puede estar al tanto de las tendencias y de quienes son los artistas o los movimientos artísticos que más están emergiendo. Así, comprar una obra específica de alguien, en una feria de arte, por ejemplo, para venderla al cabo de un tiempo cuando se haya revalorizado, es la forma más común de ganar dinero con el arte.

Compra de acciones de empresas relacionadas con el arte

Existen, tanto de forma presencial como online, las conocidas casas de subastas artísticas, que cotizan en las bolsas de medio mundo. 

Esto quiere decir que otra de las maneras a través de las cuáles podemos invertir en arte es comprando acciones de algunas de estas empresas, o casas de subastas, que se dedican a vender obras. Algunas de las más famosas son Christie’s y Sotheby’s.

La inversión en proyectos culturales

La gran mayoría de las personas que tienen relación con la inversión en arte, invierten en obras de arte. Pero también es posible invertir en proyectos culturales, como la creación de una institución artística o museo, como la financiación de una exposición temporal o cualquier actividad educativa que tenga relación con la cultura.

Triodos Bank, un novedoso banco que tiene como objetivo dar importancia al ámbito social, medioambiental y cultural, tiene entre sus planes la inversión en determinados proyectos culturales. 

La inversión en fracciones de obras de arte

Durante la época más dura de la pandemia del coronavirus, uno de los mercados que mayor actividad han tenido, es el que tiene relación con la inversión en fracciones de obras de arte.

Esto, que de primeras suena bastante inentendible, consiste en comprar fragmentos de una obra de arte de gran valor, como por ejemplo de Picasso o de Dalí, para intentar generar beneficios cuando los propietarios de la obra completa vendan el activo tangible.

Esto acerca el universo de la inversión en arte a cualquier persona que no tenga la capacidad económica para invertir en obras completas, ni tampoco para coleccionarlas.

¡Y hasta aquí nuestro post sobre la inversión en arte y proyectos culturales! Esperamos haberos transmitido lo interesante que es este mundo, tanto para disfrutarlo como para intentar generar beneficios con él.

Para cualquier otra duda o aportación, podéis escribirnos a través de los comentarios. ¡Os leemos!

Ver los comentarios

Aún no hay respuestas

Deja un comentrio