Comisiones de las tarjetas de crédito

La contratación y utilización de tarjetas de créditopueden llevar a la generación de comisiones bancarias. Dependiendo de los acuerdos que se hayan firmado con la entidad financiera con la que se trabaja, estas podrán ser de cuantía variada, aunque siempre sujetas a lo estipulado en contrato.

Si las tarjetas se utilizan con frecuencia, estas comisiones pueden suponer un pico al cabo del año, por lo que conviene conocer las más habituales para estar preparado y evitarlas al máximo.

Comisiones asociadas a las tarjetas de crédito

Las siguientes son comisiones asociadas a tarjetas de crédito, tanto por su contratación como por su uso en diferentes situaciones:

  • Comisión de alta: comisión por el alta de la tarjeta de crédito, que normalmente no se suele cobrar para favorecer su contratación.
  • Comisión de mantenimiento: comisión por la renovación del contrato de la tarjeta, que suele ser anual. Hay entidades que condonan una parte y pueden variar el importe cobrado, con el limite de lo estipulado en contrato.
  • Comisión de emisión de nueva tarjeta (por robo, extravío o deterioro): se cobra cuando el cliente pierde o le roban la tarjeta, o bien cuando queda inservible por causas imputables al cliente.
  • Comisión por emisión de tarjeta a otra persona autorizada: cuando se solicita una tarjeta adicional para una segunda persona autorizada, compartiendo la misma línea de crédito, hay entidades que cobran una comisión por la emisión de la nueva tarjeta autorizada y, además, ésta puede estar sujeta a comisiones por su emisión y uso.
  • Comisión por retirada de efectivo en cajero (propio o ajeno) (a crédito o a débito): cuando se retira dinero con una tarjeta de crédito, la entidad emisora puede cobrar una comisión, dependiendo de las condiciones de la operación y de lo pactado en contrato. Suele penalizarse el uso de cajeros de redes ajenas, en el extranjero y la retirada a crédito suele ser más cara que a débito.
  • Comisión por pago en moneda extranjera: cuando se paga con tarjeta de crédito en un país con moneda extranjera (fuera de la zona euro), se pueden aplicar cargos por cambio de divisa.
  • Comisión por pago aplazado: se aplica cuando se realiza un pago con tarjeta de crédito y se aplaza.

Conclusiones

La mejor forma de evitar las comisiones es firmar un buen acuerdo con el banco, buscando una entidad que ofrezca una oferta razonable. Además, siembre viene bien conocer las comisiones principales que se pueden aplicar, para poder prepararse y evitar las operaciones y costumbres que las generan, siempre que sea posible.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio