A qué préstamos y ayudas pueden optar los emprendedores

Una de las tareas clave para los emprendedores es la de reunir el capital necesario para poder lanzar el negocio y mantenerlo en funcionamiento hasta que llegue el punto de equilibrio. En ocasiones, se recurre a los propios ahorros y a las clásicas figuras de las tres F’s, los amigos (friends), los “pardillos” (“Fools”) y la familia (“Family), pero también a otras opciones de financiación que conviene tener presentes para conseguir ayudas y préstamos para emprendedores, como son las siguientes:

Subvenciones

Las subvenciones para emprendedores son una importante vía de financiación para conseguir capital para lanzar un negocio. Hay dos tipos principales de subvenciones para emprendedores, en función de la obligación de devolver o no el capital de la ayuda:

  • Subvenciones a fondo perdido: se presta el dinero al emprendedor que cumpla una serie de requisitos, no teniendo que devolver el capital subvencionado.
  • Subvenciones reembolsables: se presta el dinero al emprendedor que cumpla unos requisitos (incluyendo análisis de riesgos) y se pactan unas condiciones para la devolución de la totalidad o parte del capital subvencionado. En la práctica, este tipo de subvenciones son “préstmos blandos”, es decir, con condiciones bastante asequibles (plazo de carencia dilatado, sin comisiones y bajo tipo de interés).

Las líneas de subvenciones pueden ser facilitadas por empresas y organismos públicos (dificultades para el acceso al empleo, potenciar sectores, ganar competitividad, entre otros.

Por tanto, a aquellas personas que tengan un proyecto de empresa les conviene investigar en diferentes foros públicos y provados para ver si encaja en alguno de los programas que ofrecen ayudas. Para no desviarse del objetivo de negocio, no está de más consultar a un profesional experto en subvenciones, dado que un pequeño gasto para pagar sus servicios, puede ahorrar un buen pico si es capaz de gestionar una subvención.

Patrocinios

Los patrocinios son una interesante vía para conseguir fondos para lanzar un proyecto. La clave para que funcione es que se trate de un esquema win-win. Para que se pueda cerrar un acuerdo de patrocinio, tienen que ganar las dos partes. El emprendedor, porque conseguirá fondos para hacer realidad su proyecto; la empresa patrocinadora, porque conseguirá visibilidad en un segmento de su interés, aprovechando el ruido que hará el nuevo proyecto.

Otro beneficio del patrocinio es el “efecto arrastre” que puede suponer para el patrocinado el hecho de mezclar la marca del patrocinador con la suya. Si consiguen una buena combinación, este efecto puede acelerar la captación de clientes y, por tanto, la generación de ingresos.

El patrocinio también supone asumir una serie de riesgos para el emprendedor, ya que puede verse atado por el patrocinador a la hora de tomar algunas decisiones que afecten a su negocio y porque la combinación de la imagen de marca del patrocinador con la del nuevo proyecto no siempre resultan idóneas. 

Business angels

Los inversores, fondos privados y business angels son una importante fuente de financiación para emprendedores, siendo lo más complicado tener capacidad para llegar a ellos y convencerles para que inviertan en el negocio.

Se necesitan buenas dotes de comunicación y habilidades personales para lograr que un business angel confíe en un proyecto, como si fuera un amor a primera vista, y decida invertir capital en él. Como contrapartida a su capital, el inversor exige una participación en el capital de la empresa, por lo que se debe pensar bien siempre qué reparto resulta ideóneo con él y en qué condiciones.

La intención de cualquier inversor es siempre rentabilizar el capital invertido, transformándolo en más dinero, y no permanecer permanentemente indefinidamente en el accionariado. Por tanto, querrá tomar el control del negocio en algunas facetas y esto es algo que hay que valorar muy bien antes de permitir que entre en el capital.

Préstamos bancarios

Los préstamos bancarios también son una opción interesante para conseguir fondos para montar un negocio. La clave está en convencer a la entidad de que el proyecto de empresa es viable y de la capacidad del emprendedor para sacarlo adelante.

En función de las necesidades del proyecto de negocio, se podrá negociar la financiación más adecuada. No vale cualquier tipo de préstamo, sino que hay que diseñar una operación que tenga sentido para la nueva empresa y para la entidad financiera. Ninguan entidad seria prestará dinero sin asegurarse de que el proyecto tiene una alta probabilidad de éxito y existen las garantías adecuadas para avalar la operación.

Por eso son muy importantes las fórmula de financiación a través de un préstamo bancario y permitirán mejorar las condiciones.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio